Me encanta comprar telas. A menudo me conformo con perderme en una tienda y simplemente imaginar qué haría con este u otro tejido. Desafortunadamente mi cabeza va más rápido que mis manos y no puedo comprar y probar todas las que me gustaría, pero cada vez que veo alguna que me encanta -o que está a buen precio- siempre suele reunir las mismas condiciones, las que ahora analizaremos para ayudarte a seleccionar los mejores tejidos para hacer complemetos.

Normalmente y, cuestiones estéticas aparte, me decanto por telas que no se deshilachan.

Una de las más comunes en este sentido es el cuero sintético o sky. Puedes encontrarlo en multitud de acabados (liso, rugoso, metalizado, con mucho brillo o de charol, imitando pieles de animales, …), grosores y calidades, pero lo que debes tener en cuenta es su composición.

Para no meternos en un lenguaje muy técnico, el cuero sintético tiene dos partes: una es la cara vista (el derecho) y otra el tejido que va por debajo (el revés). Valora que el color sea similar en ambas caras (en éste como en otros tejidos siempre que lo vayas a emplear para un proyecto que así lo requiera: un bolso que no vaya forrado, un collar, detalles en 3 dimensiones, …) pero sobre todo ten en cuenta que, si la parte de abajo o revés, es demasiado fina o algo elástica, con el tiempo el cuero acabará cuarteándose y desprendiéndose.

Otro material parecido es el ante sintético. Según su calidad y composición, a veces se deshilacha más fácil que el anterior, pero creo que en general es una buena opción para utilizar en complementos. Su acabado suave y aterciopelado es muy cálido, aunque debes tener en cuenta que si se ensucia, será más complicado de limpiar que el cuero, de el que su superfície plástica impide que las manchas penetren en el tejido. Piensa también que, según su uso y por el roce, puede acabar “pelado”.

También por su calidez y suavidad podemos contemplar el terciopelo. Normalmente, el de mejor calidad se deshilacha mucho (mira el azul marino de la primera foto) porque es algodón 100% y por ello debe lavarse en seco, pero existen variantes más asequibles (en todos los sentidos) que funcionan muy bien para hacer bolsos y complementos. Yo me decanto habitualmente por los terciopelos sintéticos empleados para cortinas y tapicería, que tienen más consistencia y son muy resistentes.

En general, siempre que el tejido tenga cierta rigidez, será una buena opción. Busca también en las secciones de tejidos impermeables, para toldos, hules, neopreno, plásticos, corchos (con base de tela, para que no se rompan), lentejuelas, purpurina…. lo que se te ocurra.

Ya que no soy una experta en su manejo y requieren herramientas especiales, los cueros y antes naturales los empleo sólo para detalles muy concretos y correas, pero no cabe duda de que es el material con el que durante años se han confeccionado los complementos, así que tampoco los descartes si lo que quieres es conseguir un acabado duradero y profesional.